¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Severina

Recordando un libro , El harpa de hierba , me he dado cuenta de la suerte que tengo. Tener un árbol donde refugiarse es importante, por lo menos para esos momentos de " inadaptación". Porque gustarme me gustan muchas cosas, incluso soy de las que disfrutan con los momentos más sencillos, como ir de compras aún en época de rebajas ( bueno , un poco de pereza sí que me da). Pero es que a veces hay gente que se me hace insufrible. Como la dependienta cursi que decía " mira que bolso más bonito, es que eres tú…a qué eres tú? " Eso le decía a mi amiga Raquel. Podría pensar que estaba utilizando una métafora comparando a mi amiga con un bolso pero no, sólo es simple y ridícula, y eso un comentario bien pijo.
Y a veces inexplicablemente también me resulta deprimente escucharle a la cajera del Día eso de " quieres bolsa? ". Entonces tengo ganas de responder " sí , pero llénamela de margaritas, que estamos en primavera"
Y lo peor para empezar un largo martes de primavera es que una señora se sienta ofendida porque le doy un golpe al coche de atrás, que ni era suyo ni de sus familiares. Cómo iba a salir si me habían dejado encajada?!. Además fue choque de parachoques. Pero ella me miraba a través del cristal, gesticulando grotescamente ( no sabía qué decía porque la ventanilla se me ha atascado). Sí que levante el dedo medio en un gesto un poco ordinario, pero recordando mi buena educación me lo llevé rápidamente a la boca e hice que me mordía una uña.
Lo de la playa fue peor. Pero es que las madres deberían saber que sus niñitos no pueden caer bien a todo el mundo. Le dije a un monstruo cuellicorto, que no paraba de darme pelotazos, que era un niño feo y desagradable. Espero haberle causado un trauma que no se le pase ni con terapia.
Y no es que sea complicada.
 
Así que , sin duda, haber desalojado a los gorriones de la casita de los pájaros ha sido una buena idea. No hay nada mejor que escuchar " Severina" rodeada de un arpa de hierba.

Y tú , te irías a vivir a un árbol?
 
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La niña ogresa de Azote.

Todo es negro. Abro los ojos. Aún más, porque ya estaban abiertos. Estiro los brazos y busco los límites del lugar donde me encuentro. No están, o al menos no soy capaz de hallarlos. No hay caballos, ni damas, ni tableros de ajedrez. No hay blanco, sólo negro. La nada invade el todo. Todo es nada.
 
Cierro los ojos. Quiero que esto no sea real, me digo en voz baja. Abro los ojos y todo sigue igual.
 
Me doy cuenta de que ya he estado aquí antes. Mi memoria selectiva había hecho lo posible para olvidarlo. En un golpe de lucidez, me convenzo de que aunque logra salir, tarde o temprano volveré.
 
Una luz aparece al fondo. La sigo, y poco a poco el todo se come a la nada, haciendo que de entre las sombras surja un "algo".
 
Soy feliz y trato de pensar que nunca he estado ahí. Pero me basta cerrar los ojos para recordar que cualquier día puedo despertar en esa oscuridad.
 
Hay días que no me soporto. A veces me siento inmaduro. De vez en cuando soy insoportable…
 
Me da igual mientras pueda disfrutar largamente de los breves momentos de efímera felicidad.
 
Vivir en las sombras pensando en las luces, vivir en las luces sin pensar en las sombras.
 
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La belleza y las palabras.

Ésta es la historia de una sastrecilla valiente que vivía en un pueblo muy remoto, que no ciudad. Tenía una larga trenza y se pintaba las uñas con tinte de pétalos de amapola. Pudo cambiar la vida de dos jóvenes valientes también , que encontraron en la sastrecilla un motivo para seguir viviendo. Uno de ellos cayó rendido ante sus encantos, pero aún así la encontraba un poco paleta e inculta.
Creyó que leyéndole algunas grandes novelas conseguiría cambiarla. Y eligió a Balzac (el porqué no se sabe). Ahora Eugenia Grandet, después Papa Goriot, más tarde La muchacha de los ojos de oro. Era muy gratificante ver cómo ella escuchaba palabra por palabra con gesto fascinado.
Pero un día la chica se cortó la trenza, se vistió una falda y una chaqueta estilo mao, y emprendió camino. Él pudo verla desde lo alto de la colina. Corrió para no perderla de vista y cuando ya la tuvo enfrente le preguntó que a dónde iba.
 
" Me voy a la gran ciudad. Balzac me ha hecho comprender que la belleza de una mujer es un tesoro que no tiene precio".
 
Después de leer Balzac y la joven costurera china. E inspirada en las palabras de alguien y en un foro de descerebrados.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Viola

Cuando tu corazón palpita mi nombre en código morse
 
me siento la benefactora de la humanidad.
 
 
 
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Encontrar la ternura

La ternura es ese cerco de leche que mancha tu boca en un derroche de alegría, cuando me lanzo sobre ella y te como a bocados,lametones sobre tu nariz y sobre tus párpados…todo es culpa de la ternura.
 
La ternura es cuando me imaginas en la luna, desnuda ,y quieres pintarme. Y me desvistes despacio para dibujar alrededor de mi ombligo una flor, con rotulador azul…porque no hay otro…la ternura es la culpable de tus desvaríos.
 
La ternura es cuando te caes en un charco, un día de lluvia, porque eres muy patoso, y me empujas a mí porque ni en esas quieres sentirme lejos…por supuesto que la culpa la tiene la ternura.
 
La ternura es cuando enmarañas mi pelo mientras ves una peli, absorto y con cara de niño malo, sintiéndome en tu cotidianidad. No me quejo porque sé que la culpa no la tienes tú…es la ternura.
 
La ternura es cuando lees algo incomprensible, cuando te enfadas y tiras el libro por la ventana abierta.Me miras y sonríes porque sabes que entenderé tu gesto…un gesto tan tierno que sólo acepto porque tú eres la ternura.
 
 
 
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El corazón de diciembre

La noche pasada he metido mi corazón en un vaso, como hacen los viejitos con sus dentaduras postizas. Arrancarlo no fue muy doloroso, se debe hacer sin pensar y con un fuerte tirón.

Mi perrita se ha acercado a hacerme carantoñas, le he dado dos golpecitos rápidos en la cabeza y la he mandado a dormir.

Por la mañana , con las prisas, me olvidé del corazón. El día se presentaba muy diferente. Un sol radiante, pero ni frío ni calor, los días sin corazón son así….con razón.

Una amiga me ha contado, chorimiqueando un poco, que su novio se la ha pegado con otra…se me ha escapado una sonrisilla, qué le voy a hacer si no tengo corazón!.

He entrado en la biblio y me he puesto a leer a Altolaguirre : " Apoyada en mi hombro , eres mi ala derecha…"; otra vez, ni frío ni calor. De repente me he agobiado, me he intranquilizado, y si al volver a casa alguien se había deshecho del contenido del vaso corazonado?…Me quedaría descorazonada para el resto de mi vida!.

Corrí, corrí , corrí. En la calle empezaba a llover, pero sólo en la calle.
El vaso estaba vacío, el corazón había absorbido el agua que le había puesto para que no se resecase. Se me empezaban a caer la lágrimas cuando sentí una presión en mi pecho , puse la mano sobre él y noté sus latidos. No sé cómo había vuelto a su sitio.

 
Publicado en Sin categoría | 1 comentario